Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Artículos de Interés

Motivacion

11 junio, 2018 | By |

  ¿Qué entendemos por motivación?

Uno de los autores que más se ha dedicado a la teoría de la motivación sin dudas fue Abraham Maslow. Les propongo hacer un recorrido por esta pregunta a través de un descubrimiento guiado.
Para hablar de motivación indefectiblemente tenemos que acercarnos a conceptos como deseo, necesidad, fines y medios.
El deseo nace generalmente de un impulso psíquico o emocional. En cambio la necesidad suele provenir de aspectos físicos. Por ejemplo, si nuestro sistema gástrico nos solicita alimentarnos, esa necesidad será satisfecha por cualquier alimento, pero: ¿Por qué deseamos comer algo dulce en lugar de algo salado? ¿Porque eso dulce tiene que ser específicamente un alfajor de chocolate y dulce de leche? Ahí, es donde interviene el deseo, el hambre está pero todo el ser nos pide ESE alfajor, no otro.
Ahora bien, siguiendo el ejemplo: ¿Cómo hago para conseguir ese alfajor que tantas satisfacciones me traerá? En este preciso momento aparecen los medios de la mano de la motivación. Los medios pueden ser variados y creativos en función de otra variable que es la cantidad de necesidad y surge otra pregunta: ¿Cuánto deseamos lo que deseamos? Probablemente si la necesidad de alimentarnos es muy elevada comeríamos casi cualquier cosa con tal de satisfacernos. Esto se denomina satisfacción de las necesidades básicas. Y Maslow agrega que requerimos una satisfacción parcial de las necesidades para poder continuar satisfaciendo otras necesidades o deseos. El fin es la satisfacción de esa necesidad. ¿Lo es realmente? Paradójicamente el ser humano -en condiciones esperables – mientras más satisfacciones obtiene, más deseos, metas y objetivos se propone.
La motivación es el motor del deseo y las necesidades, la que nos dice: “¡Dale, vamos al quiosco, compremos ese alfajor!”
Los seres humanos podemos realizarnos en la medida en que nuestras necesidades básicas están satisfechas y para lograr esto es que necesitamos de la motivación.
Las motivaciones pueden tener múltiples orígenes: un deseo consciente, un deseo inconsciente, una necesidad, un impulso, un estado en particular, etc. Todas estas son consideradas motivaciones internas. Pero existen otras denominadas motivaciones externas –las cuales lo son en parte- que provienen del medio que nos rodea y nos invitan a realizar ciertas acciones.
La motivación condiciona nuestra forma de ser, nuestra personalidad y es por eso que debemos de ser conscientes de ella. Mantenernos activos en búsqueda de la satisfacción de nuestras necesidades y deseos…mantenernos motivados.
Y a vos… ¿Qué te motiva?
Lic. Ailen Lescano

 

“Las emociones también van a la escuela…”

28 mayo, 2018 | By |

“Las emociones también  van a la escuela…”

Me encuentro con Bruno en el pasillo que divide 2ºA de 2ª B. Camina arrastrando sus pies, provocando un gracioso repiqueteo con el cordón desatado de su zapatilla izquierda.

Sus cachetes están tan  colorados y brillantes que contrastan con el tono pálido de las paredes del cole.

Sigue su camino murmurando algo que, desde mi lugar de incipiente observadora, no logro decodificar, y me pregunto: qué le habrá pasado a Bruno? Estará molesto, enojado o furioso?

Será que los chicos cuando van a la escuela llevan también sus emociones?

Elijo pensar que sí, que las emociones acompañan a Bruno y a todos los chicos, a todos los lugares que los llevan sus desatadas zapatillas.

Como docentes no podemos desestimar el abordaje de la inteligencia emocional:

Dice Daniel Colemann “ En un tiempo en el que demasiados niños carecen de la capacidad de dominar sus enojos, de escuchar, de atender, de sentirse responsables de sus propios trabajos, todo lo que consolide estas habilidades, será de gran ayuda en sus propios procesos de aprendizaje.”

Por qué trabajar sobre la inteligencia emocional en la escuela?

Para desarrollar en nuestros chicos la capacidad de entender que la alegría, el enojo, la tristeza y el miedo, son emociones básicas que sentimos todas las personas, y aprender a reconocerlas y gestionarlas adecuadamente contribuye a mejorar considerablemente las relaciones interpersonales.

¿Cómo ayudo a mis alumnos en el desarrollo de competencias emocionales?

  • Preguntando cómo se sienten
  • Ayudando a que aprendan a reconocer sus emociones
  • Ofreciendo un espacio de resolución de conflictos
  • Propiciando nuevos estilos de comunicación

Vuelvo al pasillo del cole, Bruno ya entró al aula sin saber bien cómo se siente ni cómo comportarse… es entonces cuando estoy en condiciones de afirmar que, las emociones, también  van a la escuela…

 Prof. Liliana López

 

 

 

 

Seguinos y recibí nuestras últimas noticias